Encuentros Cercanos del Tercer Tipo: 40º Aniversario y Reestreno

1977 fue un año interesante en lo que respecta a estrenos en los cines estadounidenses. Grandes directores presentaron con dispar suerte sus películas (Woody Allen con su ganadora del Oscar Annie Hall, Martin Scorsese con su fallida New York, New York), el agente James Bond volvío con una nueva aventura en “La Espía que me Amó” y se terminó el año bailando música disco de la mano de “Fiebre de Sábado por la Noche”. El cine de fantasía y ciencia ficción también tuvo lo suyo con “Duna” de David Lynch y con el comienzo de una saga con un suceso que no tiene igual, “La Guerra de las Galaxias: episodio IV” de George Lucas. Pero el 15 de noviembre tuvo su premiere la nueva película del director Steven Spielberg, “Encuentros Cercanos del Tercer Tipo” que fue un éxito de taquilla, ya que con un presupuesto de 20 millones de dólares recaudó más de 128 millones.

steven

Spielberg nació en Cincinnati, Ohio, EE.UU. el 18 de diciembre de 1946. Vivir su adolescencia en una época donde había cierta fiebre platillista lo llevó a escribir y dirigir su primera película, “Firelight” (que resultará como fuente de inspiración para realizar Encuentros..). Con 17 años estrena la película en el Little Teathre de Phoenix y la ven  500 personas. A pesar de haber sido un cultor de la imagen benévola de los extraterrestres, su opera prima presenta alienígenas, los altarianos, que realizan secuestros de humanos para llevarlos a su planeta y que formen parte de un zoológico humano.

lacombe valle

Con “Encuentros Cercanos del Tercer Tipo” Spielberg alega en favor de una imagen pacifista de los extraterrestres cuestión que dará origen, años después, a la magnífica “E.T.”. Y, al mismo tiempo, nos muestra al ufólogo francés Claude Lacombe (que es interpretado por el director y actor francés Francois Truffaut) dirigiendo la investigación Ovni para el Gobierno Estadounidense. Este personaje estuvo inspirado en el ufólogo francés Jacques Vallée que siendo astrónomo y doctor en ciencias de la computación es uno de los personajes más importantes de la ufología mundial. En uno de sus libros: Forbidden Science. Journals: volume two 1970-1979 (Ciencia Prohibida. Diarios: volumen dos 1970-1979) Vallée cuenta que Spielberg no podía encontrar la forma en que los extraterrestres le transmitirían a los humanos el lugar del encuentro. Ante esto le sugirió que sea a través de la transmisión de una serie de números que fueran las coordenadas del lugar donde aterrizaría la nave y que el descubrimiento lo realizara algún colaborador con un globo terrestre. En la película vemos que es el intérprete de Lacombe, que es geógrafo, quién encuentra la respuesta.

encuentros

¿Pero porqué el título de Encuentros Cercanos del Tercer Tipo? La respuesta la encontraremos en el libro publicado en 1972 “The Ufo Experience” (La Experiencia Ovni) de Joseph Allen Hynek. Hynek es considerado por muchos como el padre de la ufología. Astrónomo de profesión, colaboró con la Fuerza Aérea de Estados Unidos en la investigación del Tema Ovni, el estudio del tema lo hizo dejar de lado su escepticismo y convertirse en un creyente. En su libro Hynek hace una clasificación del tipo de avistamiento ovni. Del primer tipo: luces o discos que no interectúan ni con el testigo ni con el entorno. Del segundo tipo: quedan pruebas en formas de huellas, quemaduras, etc. Del tercer tipo: es cuando se hacen visibles los tripulantes. Como podemos ver la película nos lleva en un recorrido por toda la denominada Clasificación Hynek.

joseph-allen-hynek-encuentros

Hynek, además de asesorar a Steven Spielberg en el desarrollo del film, tiene una pequeña participación de 8 segundos donde se abre paso por entre los asistentes que presencian el encuentro final con los alienígenas.

Alex Chionetti
Alex Chionetti

En el año 2005 la revista Año Cero publicó un reportaje que le realizara el investigador argentino Alex Chionetti a Steven Spielberg, el cual decía: “Ya no estoy tan seguro de la presencia de vida extraterrestre entre nosotros como veinte años atrás. En los 70 yo estaba absolutamente convencido de que estabamos siendo visitados. Pero no me han convencido mucho las evidencias que se han aportado desde entonces. A diferencia de los años 60 y 70, ahora poseemos millones de videocámaras y, no obstante, no hemos conseguido mejores evidencias. Las imágenes de los ovnis de hace 30 años no han cambiado y siguen siendo objetos que no requieren necesariamente una tecnología extraterrestre. En Encuentros Cercanos del Tercer Tipo había diversos tipos de no identificados, muchos imaginados por mí, pero otros basados en hechos reales. Sin embargo, en todo el material de estos años no he llegado a ver un caso que se acercara a alguna de mis interpretaciones del fenómeno”.

Con motivo de cumplirse 40 años desde el estreno en cines, Steven Spielberg y Sony Entertaiment/Columbia Pictures han decidido relanzar la película en cines, en una copia remasterizada digitalmente en una impresionante definición 4K. Para tal evento han designado a Alex Chionetti para que modere la página oficial del nuevo lanzamiento del film. El mismo tendrá su reestreno el 1º de septiembre y se exhibirá durante una semana en los cines estadounidenses, un clásico para verlo una y otra vez.

Aquí les dejamos el trailer del relanzamiento:

Fátima: Encuentros cercanos… ¿pero de qué tipo?

Abusleme
Por Patricio Abusleme Hoffman

Este artículo fue publicado originalmente en julio de 2004 en el número 28 de la revista La Nave de los Locos.

Episodio ya legendario en lo que se refiere a apariciones marianas, las manifestaciones de la Virgen a tres pastorcillos en una villa portuguesa en 1917 es un hecho aceptado como tal por la Iglesia Católica. Sin embargo, desde la década de los sesenta investigadores y estudiosos de fenómenos anómalos han advertido que algunas características de las apariciones de Fátima son típicas de encuentros cercanos con OVNIs.

De que algo sucedió en Fátima en 1917 no hay duda. Al escuchar mencionar el nombre de dicha localidad portuguesa todos evocamos las apariciones de la Santísima Virgen María a tres humildes pastorcillos y es por eso que hoy ese pueblo es famoso y recibe anualmente a miles de peregrinos de todo el mundo. “Y entonces, ¿qué tienen que ver las apariciones de Fátima con los Objetos Voladores No Identificados?”, se preguntará usted. Pero lo cierto es que si examinamos las apariciones y las comparamos con algunas características de avistamientos modernos de OVNIs, las semejanzas son notables. Aquí es preciso aclarar que cuando hablo de “OVNI” no me refiero a “vehículo extraterrestre”, que es la acepción con la que la mayoría de la gente relaciona esa sigla, sino que me refiero a un fenómeno real que parece estar guiado por algún tipo de inteligencia o forma de conciencia cuyo origen —sea cual sea éste— aún nos es desconocido. Tampoco es mi intención pasar a llevar las creencias religiosas de nadie (yo mismo soy católico practicante). Sólo deseo revisar un episodio mariano clásico desde un punto de vista original y diferente, que podría arrojar algunas luces sobre aquello que llamamos “lo divino”.

La Señora de Fátima

fatima secret

Tal como nos relata el historiador, investigador y periodista alemán Michael Hesemann en su libro The Fatima Secret(1), el domingo 13 de mayo de 1917, temprano, Lúcia dos Santos y sus primos Francisco y Jacinta Marto fueron a misa, como hacían siempre, tras lo cual partieron a hacer pastar a sus ovejas, porque a eso se dedicaban a diario. Lúcia (no “Lucía”, como la mencionan en algunas publicaciones) tenía diez años, Francisco estaba a punto de cumplir nueve y su hermana Jacinta tenía sólo siete años. Los tres pertenecían a familias campesinas, vivían en el pequeño poblado de Aljustrel, que forma parte de la villa de Fátima, y al igual que gran parte de la población rural portuguesa de 1917, eran analfabetos y fervientemente católicos. Aquel día llevaron a pastar a las ovejas que estaban bajo su cuidado a un lugar llamado Cova da Íria (literalmente, “la Cueva de Irene”, antigua santa local), una depresión pastosa de 450 metros de diámetro, rodeada de montañas y localizada a 3,2 kilómetros de Fátima. Poco después de haber terminado su colación del mediodía, los pastorcillos fueron sorprendidos por un súbito relámpago. A pesar de que estaba despejado, los niños pensaron que el clima podría cambiar repentinamente, así es que Lúcia pensó que sería mejor volver al pueblo. Francisco y Jacinta estaban listos para seguirla, pero apenas voltearon para comenzar su camino de regreso, otro relámpago rasgó el cielo. Entonces, los niños miraron hacia el lugar de donde había provenido el rayo y se quedaron sobrecogidos por lo que vieron. Allí, a apenas un metro y medio de distancia, flotaba sobre una pequeña encina una “señora” vestida completamente de blanco, “más resplandeciente que el Sol”, como la describió Lúcia. Según relataron posteriormente los jóvenes videntes, la Señora aparentaba unos 18 años, medía alrededor de un metro 20 de estatura y tenía ojos oscuros. Sus ropas consistían en un largo vestido blanco y en una capa con capucha que le cubría la cabeza. Sus manos estaban juntas, como en plegaria, y sostenían un rosario de brillantes cuentas blancas, terminado en una cruz de plata. Usaba un largo collar que le llegaba hasta la cintura y del que colgaba un pendiente redondo.

Tres-pastorcito-de-Fátima-ft-img

—“No tengan miedo. No les voy a hacer daño”— les dijo la aparición, en portugués.

—“¿De dónde sois?”— le preguntó Lúcia.

—“Soy del Cielo”— respondió la Señora.

—“¿Y qué estáis haciendo en este mundo?”— volvió a preguntar la niña.

—“Estoy aquí para pedir que vengan a este lugar el decimotercer día de cada mes durante los próximos seis meses, a esta misma hora. Entonces les diré quién soy y qué quiero. Después de eso, vendré una vez más, por séptima vez”— fue la respuesta de la Señora.

A esto siguió un breve diálogo en el que Lúcia preguntó si ella y sus pequeños primitos irían al cielo, a lo que la Señora respondió afirmativamente, y también preguntó si la guerra seguiría durante mucho tiempo más (recordemos que la Primera Guerra Mundial estaba en curso), a lo que la aparición contestó que “no podría decírselo ahora, así como tampoco puedo decir qué es lo que quiero”. Entonces, la entidad preguntó a los pastorcillos si estaban dispuestos a ofrecerse a Dios y a aceptar los sufrimientos que Él les enviaría para ayudar a resarcir los pecados del mundo, a lo que Lúcia respondió afirmativamente, por ella y por sus compañeritos. Finalmente, la Señora les pidió que rezaran el rosario a todos los días “para terminar la guerra y traer la paz al mundo”. Entonces comenzó a elevarse lentamente y se dirigió hacia el este, tras lo cual desapareció cuando estaba muy lejos. “Cuando la visión comenzó a desaparecer, (los niños) escucharon una detonación sorda, ‘como un cohete explotando en la distancia’ o como una especie de trueno subterráneo que provenía de la encina… Se quedaron petrificados, mirando en la dirección hacia donde había ido la Señora. Les tomó algo de tiempo volver a tomar conciencia del mundo real”, escribe Hesemann(2).

Segunda y tercera visita

Jacinta, la más pequeña de los videntes, no pudo mantener silencio y relató lo sucedido a su madre. Ella dudó de la historia de su hija, a pesar de que ésta fue corroborada por Francisco. Al poco tiempo el rumor comenzó a esparcirse por el pueblo y el 13 de junio cerca de 50 lugareños acompañaron a los niños a Cova da Íria a su segundo encuentro con la Señora. Ella apareció al igual que en la ocasión anterior, flotando sobre la misma encina luego de que un relámpago señalara su llegada. En aquella oportunidad, la entidad volvió a pedir a los niños que rezaran el rosario diariamente y además les pidió que aprendieran a leer y a escribir. También profetizó la temprana muerte de Francisco y Jacinta. Testigos de este encuentro dijeron haber escuchado la voz de Lúcia y un “murmullo misterioso” como respuesta. María dos Santos Carreira, una lugareña, describió este sonido “como si escuchara una voz a la distancia, algo como el zumbido de una abeja”, pero no pudo distinguir palabras(3).

Así pasó otro mes, durante el cual la historia de las apariciones se propagó aún más y los pequeños videntes tuvieron que enfrentar tanto el interés de curiosos como los ataques de escépticos. El 13 de julio de 1917, los tres niños fueron acompañados por una concurrencia de alrededor de cuatro mil 500 personas(4). Alguien había colocado un arco de madera con una cruz en él para marcar el sitio de las apariciones. Los pastorcillos llegaron al lugar y comenzaron a rezar el rosario. Al poco rato Lúcia anunció la llegada de la Señora. Manuel Pedro Marto, el padre de Francisco y Jacinta, recordó haber visto sólo una pequeña nubecilla gris sobre la encina, pero al mismo tiempo notó que “el calor había disminuido y soplaba una suave brisa, algo inusual en pleno verano” y posteriormente escuchó “un zumbido, pero no pude distinguir palabras”(5). Lúcia se quedó mirando en éxtasis a la Señora, en silencio, a tal punto que Jacinta se impacientó y le dijo “¡Lúcia, di algo! ¿Que no ves que la Señora está aquí y quiere hablarte?”. Entonces Lúcia se dirigió a la aparición con la misma frase con la que comenzaba sus peculiares entrevistas con la entidad: “¿Qué es lo que vuestra Merced desea de mí?”.

pastorcitos

La Señora volvió a solicitarles que acudieran el día 13 de cada mes y que continuaran rezando el rosario para traer paz al mundo y el fin de la guerra. Lúcia recordó que algunos peregrinos le habían pedido que rogara a la Madre de Dios por ayuda y cura. “Me gustaría pedirle que nos diga quién es Usted y que realice un milagro para que todos crean que Usted se nos aparece”, le dijo la niña. “Sigan viniendo todos los meses. En octubre les diré quién soy y qué quiero y también realizaré un milagro, de modo que todos quienes lo vean, crean”, contestó la Señora. Después de prometer el milagro para octubre, a los niños (por lo que parece, sólo a Lúcia y Jacinta) les fueron revelados los que llegaron a ser conocidos como los Tres Secretos de Fátima. Este es un tema que por sí solo daría para escribir un extenso artículo, así que no me referiré a él en detalle. Sólo diré que el Primer Secreto fue una visión del infierno y el Segundo, la revelación de que la guerra terminaría, pero que “si la gente no deja de ofender a Dios, otra guerra más terrible aún comenzará durante el reinado de (el Papa) Pío XI” y que para impedir que eso sucediera, Ella vendría a solicitar la consagración de Rusia a su Inmaculado Corazón, porque, de otro modo, “Rusia propagará sus errores por el mundo, comenzando guerras y persiguiendo a la Iglesia”(6). El Tercer Secreto de Fátima estuvo envuelto en el misterio durante décadas porque fue una de las informaciones más celosamente guardadas por el Vaticano. Muchas leyendas alarmistas circularon en torno a él, pero finalmente la Santa Sede entregó una versión en 2000, que hablaba del  asesinato de un “obispo vestido de blanco” y de otros dignatarios de la Iglesia. Lúcia y los miembros del clero con los que compartió el Secreto creían que el “obispo vestido de blanco” era el Papa, y Juan Pablo II está convencido de que la Virgen de Fátima le salvó la vida durante el atentado que sufrió el miércoles 13 de mayo de 1981 (cuando se cumplían exactamente 64 años desde la primera aparición de la Señora) en la Plaza de San Pedro, en Roma, y que de ese modo cambió su destino. Pero volviendo a los eventos del 13 de julio de 1917, después de confiar las tres profecías, la Señora se retiró. En ese momento “escuchamos un fuerte trueno y el pequeño arco de madera, del que colgaban dos linternas, tembló como si se hubiera producido un terremoto. Lúcia, que aún estaba de rodillas, brincó rápidamente, apuntó hacia el cielo y gritó ‘¡Allá va! ¡Allá va!’”, relató posteriormente Manuel Pedro Marto(7).

El secuestro de los videntes

Los incidentes en Cova da Íria comenzaron a ser publicados en los periódicos de Portugal, llamando la atención de más fieles y curiosos, pero también de más escépticos. Uno de los principales enemigos de las apariciones fue Arturo d’Oliveira Santos, masón, editor de un periódico republicano local y alcalde de Vila Nova da Ourém, a cuyo distrito pertenece Fátima. Tres días antes de la cuarta aparición, Santos se reunió con los padres de los videntes y con Lúcia, sin conseguir que la niña le revelara el Tercer Secreto. El 13 de agosto en la mañana acudió al lugar de las apariciones —donde se habían congregado unas 18 mil personas(8)— y, tras engañar a los niños, los llevó a Ourém. Fue por eso que los pequeños faltaron a su cita de agosto. Mientras los pastorcillos estaban en Ourém, en Cova da Íria un trueno, seguido por un relámpago, marcó la llegada de la Señora. Los que estaban más cerca de la encina de las apariciones se retiraron un poco, asustados, y algunos testigos dijeron haber visto una pequeña nube, muy blanca y delicada, que se posó sobre el árbol por un momento, para después elevarse y desaparecer. “Cuando miramos alrededor, todos vimos lo mismo, que volvió a suceder durante los meses venideros. Nuestros rostros reflejaban los colores del arcoiris: rosa, rojo y azul. Los árboles parecían tener brotes en vez de hojas, como si cada hoja se hubiera transformado en una flor. La tierra brilló con todos los colores, al igual que las nubes…”, escribió posteriormente María Carreira(9).

vallee
Jacques Valleé

Según el autor franco-estadounidense Jacques Vallée, astrónomo, doctor en ciencias de la computación y uno de los ufólogos (de UFO, la sigla inglesa para OVNI) más lúcidos, influyentes y respetados, durante una investigación canónica sobre los hechos del 13 de agosto de 1917, Manuel Pedro Marto declaró bajo juramento haber visto claramente un “globo luminoso girando por las nubes”. “Los testigos también presenciaron la ‘caída de flores’, el famoso fenómeno de los ‘cabellos de ángel’ tantas veces reportado luego del paso de un OVNI e interpretado a veces como un efecto de ionización”, agrega Vallée (10). Mientras tanto, los videntes aún se encontraban secuestrados en Ourém. Cuando se dio cuenta de que los pequeños no le confiarían su secreto, Santos los llevó de vuelta a Fátima el 15 de agosto. Cuatro días después, mientras hacían pastar a sus ovejas en un campo conocido como “Valinhos” (“Vallecitos”), cerca de Aljustrel, a eso de las cuatro de la tarde, la entidad se les presentó de nuevo, reiterando que no dejaran de rezar el rosario y confirmando que un “gran milagro” tendría lugar durante su última aparición. Según se supo después, al mismo tiempo que los niños tenían su cuarto encuentro con la Señora en Valinhos, en Aljustrel se registró un fenómeno atmosférico peculiar, muy parecido a lo visto en Cova da Íria el 13 de agosto. Algunos testigos —entre los que se encontraban Theresa dos Santos, hermana de Lúcia, y su marido— aseguraron que la temperatura disminuyó notablemente y que el Sol se tornó de varios colores, reflejando esos espectros en objetos cercanos y en las ropas de quienes presenciaron el fenómeno.

El encuentro de septiembre

La aparición del 13 de septiembre de 1917 fue una de las más memorables. Alrededor de 30 mil personas(11) coparon los caminos rurales que llevaban a Fátima para asistir ese día a Cova da Íria. Entre ellos se encontraban dos sacerdotes que habían acudido con una gran cuota de escepticismo para comprobar de primera mano qué estaba sucediendo en el lugar. Hesemann identifica a uno de ellos como “un alto dignatario de la Iglesia, monseñor Joao Wuaresma”(12). Hacia el mediodía reinaba un silencio que sólo era interrumpido por los murmullos de oraciones. Pero repentinamente se alzaron voces de gozo y alabanzas hacia la Santísima Virgen, mientras muchos apuntaban hacia cierto punto del cielo despejado, sin ninguna nube. “De pronto, para mi gran sorpresa, vi claramente una esfera brillante desplazándose majestuosamente por los cielos, moviéndose de este a oeste. Mi amigo (el sacerdote que lo acompañaba) también tuvo la buena fortuna de ver esta maravillosa e inesperada aparición. Repentinamente, la esfera desapareció y sólo quedó una luz muy inusual”, Hesemann cita diciendo a “monseñor Wuaresma”. Posteriormente, el testigo advirtió que una niña que estaba cerca de él aún veía la esfera y dijo que estaba descendiendo. Durante el encuentro, los pastorcillos volvieron a ver a la Señora en el centro del globo de luz, quien les reiteró que continuaran rezando el rosario, dijo que Dios estaba complacido con sus sacrificios y, ante una nueva petición de Lúcia para que curara a los enfermos, aseguró que sanaría sólo a algunos. Antes de retirarse, volvió a anunciar un milagro para octubre y después, de acuerdo al relato de monseñor Wuaresma citado por Hesemann, otro menor apuntó al cielo, gritando que la esfera se estaba retirando. “Los niños habían visto a la misma Madre de Dios, mientras que a nosotros sólo se nos permitió ver el vehículo que la trajo del cielo”, agrega el prelado(13). Tanto Vallée como Hesemann consignan que muchos de los presentes fueron testigos de la caída de “pétalos de rosa”, que desaparecían apenas llegaban al suelo.

La danza del Sol

La mañana del 13 de octubre de 1917 no parecía muy promisoria. Pero a pesar de la llovizna y de las negras nubes que cubrían el firmamento, entre 50 mil y 70 mil peregrinos llegaron a Fátima para presenciar el milagro que había prometido la Señora.

milagre-do-sol

A duras penas, un grupo de creyentes locales abrió paso para que los niños llegaran hasta la encina de las apariciones. En muchos había aumentado la incredulidad porque ya era pasado el mediodía y aún no sucedía nada, cuando Lúcia aseguró que había visto el relámpago y que la Señora venía. Ante la maravillosa visión, los tres niños se arrodillaron y Lúcia preguntó por última vez a la aparición: “¿Qué es lo que vuestra Merced desea de mí?”. La entidad dijo que quería que en el lugar se construyera una capilla en su honor, tras lo cual se identificó como “la Señora del Rosario”. A continuación volvió a pedir a los pastorcillos que siguieran rezando el rosario todos los días y agregó que la guerra terminaría y que los soldados volverían pronto a sus casas. Poco después, la aparición se elevó lentamente y se perdió en dirección al Sol. Y fue entonces cuando ocurrió el fenómeno más recordado de los eventos de Fátima: la “danza del Sol”, término acuñado por el sacerdote Joseph Pelletier, autor, precisamente, del libro El Sol Danzó en Fátima —uno de los textos más completos sobre los hechos acaecidos en Cova da Íria—, en el que se basaron Vallée y Hesemann (aunque éste último no menciona sus fuentes). Sacerdotes, laicos, analfabetos, hombres de ciencia, creyentes y escépticos vieron y describieron al Sol abriéndose paso entre las nubes, realizando fantásticas evoluciones, cambiando de color y asustando a los peregrinos. La mayoría de los textos sobre el milagro de Fátima incluyen el testimonio “autorizado” de un científico, el profesor Almeida Garrett, catedrático de la Universidad de Coimbra. Según el testimonio del doctor Almeida Garrett, poco después de las 13:30 horas escuchó “gritos provenientes de miles de personas” y vio que “la muchedumbre se había retirado de la encina y ahora todos miraban en dirección opuesta, hacia el cielo”. “El Sol, que había estado escondido detrás de las oscuras nubes, salió y brilló. Miré en la misma dirección y vi al Sol, claramente definido y radiante, pero no me hirió los ojos. No estoy de acuerdo con la descripción, que escuché bastante en Fátima, de que el Sol parecía un disco de color plateado oscuro. Su color era más intenso, más claro y más brillante. No se parecía para nada a la Luna en una noche clara. No era esférico como la Luna y no tenía el mismo color. Parecía una rueda resplandeciente hecha de madreperla. Tuve la impresión de que se trataba de un ser vivo”, relata.

“Descripciones de ‘opaco’, ‘difuso’ o ‘velado’ no se aplican a este disco. (El fenómeno) irradiaba luz y calor y tenía contornos claramente definidos… El Sol no se quedó en su lugar, sino que comenzó a dar vueltas a gran velocidad. De pronto, gritos de terror se elevaron desde la multitud. Parecía como si el Sol, girando de forma salvaje, se hubiera desprendido del cielo y se dirigiera hacia la tierra, como si nos fuera a abrasar con su fuego. Esos fueron momentos terroríficos. Durante este fenómeno solar, los colores de la atmósfera fueron cambiando”, agrega el doctor Almeida Garrett, tras lo cual describe cómo los objetos y personas a su alrededor adquirían tonalidades rojizas, púrpuras, azules y amarillas, antes de que las cosas volvieran a la normalidad(14). Miles de personas gritaron y lloraron y otros se arrodillaron, confesando sus pecados a viva voz. Muchos no creyentes se convirtieron. Al cabo de alrededor de diez minutos todo había terminado. Aún incrédulos ante lo que habían visto, cientos de personas notaron que el suelo y sus ropas, hasta hacía sólo un momento empapados por la lluvia, ahora estaban secos. De esa forma, la Señora cumplió con el milagro que había prometido. También se cumplieron sus otras profecías. La Primera Guerra Mundial terminó al año siguiente, pero otra peor comenzó en 1939, el mismo año en que murió el Papa Pío XI.

lucia

Pero las profecías también se cumplieron para los pequeños videntes. Entre octubre y diciembre de 1918, Francisco y Jacinta contrajeron la influenza española. El 4 de abril de 1919, Francisco falleció a la edad de diez años, como consecuencia de una neumonía severa. Jacinta murió el 20 de febrero de 1920, sin haber alcanzado a cumplir los diez años. El 12 de septiembre de 1934 los restos de Francisco y Jacinta fueron enterrados juntos. Se dice que cuando exhumaron el cuerpo de Jacinta para realizar esta operación, se comprobó que éste se encontraba incorrupto. Ambos niños fueron beatificados por el Papa Juan Pablo II en 2000. Lúcia eligió la vida contemplativa. El 17 de junio de 1921 entró al Colegio de la Orden de Santa Dorotea, congregación en la que fue aceptada el 24 de octubre de 1925. El 13 de mayo de 1948 se unió a la Orden de las Monjas Carmelitas y vivió enclaustrada en un convento de Coimbra, al norte de Portugal, la mayor parte de su vida. En ocasiones recibió a altos dignatarios de la Iglesia y en dos o tres oportunidades salió del claustro para reunirse con el Papa durante visitas que distintos Pontífices han realizado al santuario de Fátima. La hermana María Lúcia del Inmaculado Corazón, que fue el nombre que adoptó al entrar en la Orden de las Monjas Carmelitas, falleció el domingo 13 de febrero de 2005, a los 97 años.

Fátima bajo la lupa ufológica

Para los primeros ufólogos, los cincuenta y los sesenta fueron décadas movidas, pues durante aquellos años estuvieron muy atareados reuniendo antecedentes sobre avistamientos de objetos volantes de origen desconocido —y los esporádicos informes sobre aterrizajes de los mismos— que estaban haciendo de las suyas, al parecer principalmente en Europa, Norteamérica y Sudamérica. Pero las apariciones de Fátima los inquietaban. Había algo sospechosamente familiar en los testimonios más detallados de los testigos de 1917. De ese modo, a fines de los sesenta el escritor Paul Misraki enunció la posibilidad de que la “danza del Sol” de Fátima hubiera sido obra de un “platillo volante”. La idea no parece tan descabellada si se toma en cuenta la siguiente declaración emitida por la Iglesia en octubre de 1930, luego de 13 años de laboriosa investigación sobre lo acontecido en Fátima. “El fenómeno solar del 13 de octubre de 1917, descrito en la prensa de la época, fue maravilloso y causó una gran impresión en aquellos que tuvieron la felicidad de presenciarlo… Este fenómeno, que no fue registrado por ningún observatorio astronómico y que por lo tanto no fue natural, fue visto por personas de todas las categorías y clases sociales, creyentes y no creyentes, periodistas de los principales periódicos portugueses e incluso por personas a algunas millas de distancia. Hechos que descartan cualquier explicación basada en una ilusión colectiva”(15). Es decir, la “danza del Sol” fue un fenómeno local, observado sólo desde Cova da Íria y los pueblos aledaños. Aquel día el Astro Rey no se movió desde su lugar en el espacio. A fines de los setenta, la doctora Fina d’Armada y el historiador Joaquim Fernandes, investigadores portugueses, comenzaron a indagar sobre el asunto y volcaron sus conclusiones en un libro que titularon Intervençao Extraterrestre em Fátima, tomando partido por una interpretación “extraterrestre” para explicar los eventos de Cova da Íria.

encuentrosconhumanoides1

El desaparecido escritor catalán Antonio Ribera y Jordá, considerado el “padre” de la ufología iberoamericana, comenta en su libro Encuentros con Humanoides que el principal aporte de Fina d’Armada al estudio de las apariciones de Fátima es que ella investigó “de primera mano” y tuvo acceso a los “archivos Formigao”, dejados por el canónigo doctor Manuel Formigao, uno de los pocos que logró ganarse la confianza de los videntes y que el 27 de septiembre de 1917 los interrogó latamente sobre sus visiones. A partir de esa fuente, Fina d’Armada construyó un “retrato-robot” de la entidad, que no se parece mucho a la imagen “oficial” de Nuestra Señora de Fátima, la cual, según Ribera, “es obra del imaginero J. Thedim, quien se inspiró en una imagen de Nossa Senhora da Lapa y no en las descripciones de Lúcia”(16). “Entre los acontecimientos de Fátima se cuentan esferas luminosas, luces de colores extraños, una sensación de ‘ondas cálidas’, todas ellas características físicas que comúnmente se asocian con los OVNIs. Entre ellas se incluye hasta el típico movimiento de ‘caída de hoja’ del platillo que zigzaguea en el aire. Sin embargo, también abarcan curaciones y profecías y la pérdida de la conciencia ordinaria por parte de los testigos… que es lo que hemos llamado el componente psíquico de los avistamientos de OVNIs”, afirma Vallée en su análisis del caso(17). El doctor Vallée también nos recuerda que, aunque el encuentro del 13 de mayo de 1917 fue el primero entre los videntes y la Señora, sus visiones sobrenaturales comenzaron varios meses antes, especialmente en el caso de Lúcia. “En abril de 1915, cuando Lúcia tenía ocho años, se encontraba recitando el rosario cerca de Fátima cuando vio una nube blanca transparente y una forma humana. Ese episodio tuvo lugar una vez más durante ese año y se repitió una tercera vez en octubre. Pero al año siguiente, en 1916, Lúcia fue visitada tres veces por el ángel”, escribe Vallée, quien por segunda vez aborda las apariciones de Fátima en su libro Dimensions(18), el primero de una trilogía excepcional en la que el científico resume sus investigaciones y conclusiones luego de décadas de investigación del Fenómeno OVNI.

La primera visión de 1916 tuvo lugar durante el primer trimestre de ese año. Lúcia se cobijaba de la lluvia junto a dos de sus primos(19) en una cueva del monte Loca do Cabeso. Después de comer su colación, la lluvia había cesado y los niños jugaban en la entrada de la cueva, cuando escucharon el rumor de un viento poderoso —otra constante del comportamiento de los OVNIs, advierte Vallée— y vieron una luz blanca que se desplazaba por el valle, sobre la copa de los árboles. Dentro de la luz había un joven que aparentaba unos 14 o 15 años, de admirable belleza, que se acercó a ellos y les dijo: “No teman. Soy el ángel de la paz. Oren conmigo”, tras lo cual les enseñó una plegaria que los niños repitieron una y otra vez, como en trance, hasta quedar exhaustos. El segundo encuentro con el ángel ocurrió al mediodía de una calurosa jornada de verano de 1916. La entidad se les apareció de pronto, llamándoles la atención y conminándolos a rezar mucho y a hacer sacrificios en sus vidas diarias. “Los niños quedaron paralizados. Sólo cerca del crepúsculo recuperaron sus sentidos y comenzaron a jugar de nuevo. Como en el caso anterior, los testigos no quisieron discutir lo sucedido, ni siquiera entre ellos”, revela Vallée(20). Este efecto de parálisis es uno de los elementos más característicos —aunque no necesariamente constante— de los encuentros cercanos con OVNIs. El ángel se apareció a los niños una vez más durante el tercer trimestre de 1916. En esa ocasión les dio la comunión.

Bien. Tenemos evoluciones de un globo de luz, fuertes estruendos, zumbidos misteriosos, entidades luminosas, encuentros previos con un “ángel” y la caída de los fils de la Vierge, los “hilos de la Virgen” o “pétalos de rosa” vistos en Fátima, todas características asociadas con los avistamientos modernos de OVNIs, como ya se ha dicho. Pero para trazar un paralelo, revisaremos dos casos en que llovieron filamentos blancos… pero no durante una aparición de la Santísima Virgen María, sino después del paso de formaciones de OVNIs.

Las “marchas aéreas” de Oloron y Gaillac

thruth ufos

En su libro The Truth about Flying Saucers(21), el difunto ingeniero en sonido, matemático y escritor científico francés Aimé Michel, un verdadero pionero en el estudio de informes sobre avistamientos de OVNIs, relata dos apariciones de objetos desconocidos en el sudoeste de Francia, que dejaron a su paso “hilos de la Virgen” o “telarañas”, como él las llama. El primero de estos avistamientos tuvo lugar el 17 de octubre de 1952 en la ciudad de Oloron, a las 12:50 horas. Michel cita el testimonio del señor Yves Prigent, inspector general de la secundaria de Oloron, que junto a su familia pudo observar el fenómeno desde la ventana de su departamento cuando se preparaban para almorzar. Los Prigent dijeron haber observado un cilindro angosto, aparentemente inclinado en 45 grados, moviéndose lentamente hacia el sudoeste, a una altura estimada de dos a tres kilómetros. “El objeto era blanco, opaco y muy definido. Una especie de penacho de humo blanco escapaba de su extremo superior. A cierta distancia frente al cilindro, alrededor de otros 30 objetos seguían la misma trayectoria. A ojo desnudo, parecían bolas de humo, pero al observar con pequeños binoculares pude distinguir una esfera roja central, rodeada de una especie de anillo amarillo inclinado… Estos ‘platos’ se movían en par, siguiendo una trayectoria quebrada, que se caracterizaba en general por rápidos y cortos zigzags. Cuando dos platos se alejaban uno del otro, se producía un rayo blanco entre ellos, como un arco eléctrico”, relata el señor Prigent, citado por Michel(22). “Todos estos extraños objetos dejaron una abundante estela, que empezó a caer al suelo en la medida en que se iba dispersando. Durante varias horas, montones de ese material estuvieron colgados de los árboles, del tendido eléctrico y sobre los techos de las casas”, agrega el testigo. A diferencia de Fátima, en que los “pétalos de rosa” desaparecían al llegar al suelo, en este caso los testigos pudieron examinar puñados del material. Según Michel, las fibras se asemejaban a la lana o al nylon. Cuando se las convertía en una bola, se volvían gelatinosas rápidamente, tras lo cual se evaporaban en el aire y desaparecían. Otros testigos citados por Michel dijeron que al prendérseles fuego, las fibras se quemaban como el papel celofán.

Cerca de las 17:00 horas del 27 de octubre de 1952, el fenómeno volvió a repetirse sobre los cielos de Gaillac. A esa hora, la señora Daures salió a su corral, alertada por el ruidoso alboroto que estaban haciendo sus gallinas. Al levantar la vista al cielo vio lo mismo que habían observado los habitantes de Oloro diez días antes. Inmediatamente, la señora Daures llamó a su hijo y a tres vecinos. Según Michel, otros habitantes de Gaillac también se habían percatado del fenómeno, que fue observado por un total de “cerca de cien testigos conocidos”(23). Las descripciones eran casi idénticas a lo visto en Oloron: un cilindro del que escapaba un penacho de humo, inclinado en 45 grados, viajando lentamente hacia el sudeste en medio de una veintena de “platos”  que relucían al Sol y volaban de dos en dos en rápidos movimientos en zigzag. “La única diferencia (con lo visto en Oloron) es que en este caso algunos pares de platos ocasionalmente descendían bastante bajo, a una altura estimada por los testigos en unos 300 o 400 metros. El espectáculo duró cerca de 20 minutos, hasta que el cigarro y sus platos desaparecieron en el horizonte”, precisa Michel. Tras el paso de los objetos, montones de hilos blancos cayeron sobre Gaillac, y ese material exhibió las mismas propiedades que el recogido días antes en Oloron. Finalmente, Michel da cuenta de otros dos casos muy similares, pero en Estados Unidos. El primero ocurrió el 22 de octubre de 1954 en Jerome, Ohio, donde un objeto en forma de cigarro emitió un chorro de “cabellos de ángel” mientras sobrevolaba la zona, y el segundo tuvo lugar el 27 de octubre de 1955 en Whitsett, Carolina del Norte, donde varios testigos observaron grandes cantidades de “cabellos de ángel” cayendo al mismo tiempo que alrededor de diez objetos que parecían “resplandecientes bolas de acero” sobrevolaban el área.

La mujercita de El Salto

Pero no es necesario bucear por la casuística de otros países para encontrar episodios con características similares a las apariciones de Fátima. Existe un caso chileno que, por sus circunstancias y características, tiene un cierto parecido a las manifestaciones de Fátima, guardando las proporciones, claro está. Ocurrió el domingo 9 de noviembre de 1968 en el barrio capitalino de El Salto y sus protagonistas fueron las hermanas Afrodit y Eugenia Lovazzano El-Far, de 12 y 9 años, respectivamente.

hermanas

Según lo publicado por El Mercurio(24) dos días después del suceso, a las 23:30 horas del domingo en cuestión, cuando se encontraban jugando en la puerta de su casa, las pequeñas vieron de pronto “una gran bola de fuego que venía de los cerros y que llegaba hasta frente a la puerta de su casa”. La primera en percatarse del fenómeno fue Afrodit, quien le avisó a su hermana. “Estaba en la puerta de la casa, con la bicicleta, cuando una luz roja se asomó en el cerro. Era como una estrella incandescente que brillaba con gran intensidad. Era una luz como gelatinosa que de roja se cambió en verde claro. Dentro de la bola había una mujercita que tenía una gran boca, la que movía mucho… No tenía sino esa boca que nos llamaba y unas orejas puntiagudas, como las de los duendes”, relató Afrodit a El Mercurio. Recuérdese que durante la aparición del 13 de septiembre de 1917, la Señora de Cova da Íria también se presentó en un “globo” o “esfera de luz”, que fue vista por varios testigos, y nótese que, al menos durante los primeros encuentros, Francisco sólo veía moverse los labios de la entidad, sin escuchar sus palabras, como parece haber ocurrido también en el caso de El Salto. Posteriormente, Afrodit y Eugenia afirmaron que “la mujercita” se acercó a Afrodit y que cuando la niña quiso huir, fue sujetada “por una especie de fuerza o ventosa” que le levantó la blusa y la sostuvo en el aire. Las niñas agregaron que “la fuerza” las soltó cuando llegaron a la puerta de la cocina, pero Afrodit quedó con dolor de oídos y en su cintura, donde sufrió rasguños, además de una afonía que aún la aquejaba cuando conversó con El Mercurio. El periódico logró determinar que otra niña de 12 años, Mónica Patricia Lagos, también vio la aparición, que describió como “una bola de fuego, como ‘una pompa iluminada’, que se movía para todos lados y (que) después desapareció como si hubiera estallado”.

Hace 90 años, en Fátima ocurrió algo extraordinario, sobrenatural, interpretado en términos religiosos. Los casos OVNI que cito en este artículo son sólo una muestra de miles de eventos similares que han ocurrido en todos los rincones del mundo y en todas las épocas, que comparten muchas de las características de lo sucedido en Cova da Íria, pero que no necesariamente han sido interpretados a través de un prisma religioso. Al mismo tiempo, este artículo es un llamado a investigar este tipo de fenómenos con una mentalidad abierta, sin juicios preconcebidos, para intentar llegar a comprender a la escurridiza inteligencia que parece estar detrás de muchas de estas manifestaciones.


1 Michael Hesemann, The Fatima Secret, Dell Publishing, Nueva York, 2000.

2 Íbid, página 49.

3 Íbid, páginas 55-56.

4 Jacques Vallée, El Colegio Invisible, Editorial Diana, México D.F., primera edición, abril de 1981, página 148.

5 Hesemann, op. cit., páginas 60-61.

6 Íbid, páginas 62-63.

7 Íbid, página 63.

8 Vallée, op. cit., página 148.

9 Hesemann, op. cit., páginas 69-70.

10 Vallée, op. cit., página 147.

11 Íbid, página 148.

12 Hesemann, op. cit., página 76.

13 Íbid, páginas 77-78.

14 Íbid, páginas 93-95.

15 Vallée, op. cit., página 144.

16 Antonio Ribera, Encuentros con Humanoides, Editorial Planeta, Barcelona, 1982, páginas 37-39.

17 Vallée, op. cit., páginas 144-145.

18 Jacques Vallée, Dimensions, Ballantine Books, Nueva York, cuarta edición, julio de 1992, página 178.

19 Hesemann identifica a esos niños como Francisco y Jacinta. Vallée sólo dice que Lúcia se encontraba junto a “dos de sus primos”. En todo caso, la participación de Lúcia es incuestionable.

20 Vallée, op. cit., página 179.

21 Aimé Michel, The Truth about Flying Saucers, Pyramid Books, Nueva York, segunda edición, marzo de 1974.

22 Michel, op. cit., páginas 153-159.

23 Íbid.

24 “Extraña Visión de Dos Niñas Causa Impresión en El Salto”, El Mercurio, martes 12 de noviembre de 1968. Mi más sincero agradecimiento a la señora Liliana Núñez Orellana, una esforzada y honesta investigadora chilena, que gentilmente me facilitó la información de prensa sobre este caso.

Presentación del libro “Señales en el Cielo” de Fabio Zerpa

Estuvimos presentes en la presentación del nuevo libro del ícono de la investigación Ovni en Argentina, Fabio Zerpa. La convocatoria se llevó acabo en una importante librería céntrica de la ciudad de Buenos Aires que colmó su capacidad con las personas que acudieron a la cita. “Señales en el Cielo” es, como lo denomina su autor, su hijo de papel y tinta número 25. El libro sorprende por su exquisito y asombroso arte de tapa, de su contratapa extraemos su interesante presentación:

17 de noviembre de 1959. Fabio Zerpa, un joven actor que ocupaba un sitio incipiente pero importante en el teatro y la televisión, estaba grabando escenas en una base aérea. Durante el descanso, el piloto que hacía de su doble de riesgo lo invitó a dar un paseo en un avión militar. Ascendieron a ochocientos metros de altura. Volaban señalándose curiosidades del paisaje, bromeando, cuando de pronto el piloto se puso serio y le indicó a Fabio que mirara a su izquierda y detrás. “Yo giré la cabeza para ver más allá de la cola del avión y ví algo así como un bolígrafo metálico plateado de unos ciento cincuenta metros de largo volando, siguiendonos -recuerda Zerpa-. Increíblemente, se detuvo un instante frente a la cabina de nuestro avión. Y, en seguida, realizó un movimiento de sesenta grados y se perdió en el cielo a gran velocidad, hacia el norte. Todo en silencio. Estaba muy impresionado. Busqué en ese cielo clarísimo una nueva señal, pero nada. Así como había aparecido, había dejado su ausencia, tan enorme como mi asombro.”

La visión de ese objeto marcaría su destino para siempre. Como al mejor de los artistas o de los sabios, a Fabio Zerpa lo fascinó un misterio y le dedicó su vida. Durante sesenta años investigó, se entrevistó con personas de todo el mundo, y fue detrás de las pistas y datos que documentó con fervor y precisión.

Este libro es una historia de vida, la de un hombre que convirtió sus días en una película de ciencia ficción; pero también la búsqueda incansable y monumental de respondernos: “¿Qué hay más allá?”.

A 70 años del comienzo de la era moderna de los OVNIs

La historia de la humanidad hace referencia en infinidad de ocasiones a hechos, avistamientos y rarezas que pueden dar la pauta de que siempre hemos sido visitados por seres de otros planetas, dimensiones, viajeros del tiempo, como más les guste pensar.

La visión de Ezequiel
La visión de Ezequiel

Desde el antiguo Egipto nos llega una inscripción relatando como un faraón fue acosado por dos círculos de fuego, en un cielo nocturno, mientras comandaba su ejército. La Biblia nos trae el libro de Ezequiel que nos decía: “…los cielos se abrieron, y ví visiones de Dios…en el centro del fuego una cosa que parecía como el fulgor del electro…” Divisó seres vivientes que los vió semejantes a “…carbones de fuego encendido..” Sobre la cabeza de esos seres: “vi la figura de un trono que parecía de piedra de zafiro; y sobre esta especie de trono había uno que parecía un hombre sentado sobre él...” “Esta visión era como la imagen de la gloria de Yavé y cuando yo la vi, caí sobre mi rostro y oí voz de uno que hablaba“. ¿Pudo Ezequiel haber entrado en contacto con una nave y con su piloto a quién confundió con Yavé? En los cielos antiguos las civilizaciones daban distintos nombres a las extrañas cosas que zurcaban el cielo, los asirios pensaban que eran toros voladores, los árabes caballos voladores, los romanos escudos y lanzas voladores. El emperador Constantino vió una cruz en el cielo antes de una batalla, esto lo convenció de convertirse al cristianismo y así cambiar considerablemente la historia. De igual manera los chinos creían ver dragones luminosos, carros aéreos de dos o tres pisos eran vistos por los hindúes, en Norteamerica los indios veían canoas, y en el resto del planeta se reportaba la visión de demonios, dioses o monstruos lumínicos. Tampoco podemos olvidarnos la cantidad de avistamientos durante las dos guerras mundiales donde siempre se confundían con algún arma secreta del enemigo, siendos los más recordados los llamados Foo Fighters de la segunda guerra.

1326219135-kenneth_arnold
Kenneth Arnold

Pero, a pesar de la infinidad de antecedentes históricos, la ufología como tal comenzó en 1947, año en el que se produjeron gran cantidad de avistamientos. Y uno en particular fue la piedra fundamental, el protagonizado por Kenneth Arnold. Arnold era un próspero hombre de negocios de la ciudad de Bloise (Idaho), muy respetado y con fama de honesto y serio en toda la región. Experimentado piloto y miembro fundador de la Asociación de Pilotos de Búsqueda y Rescate de Idaho, el 24 de junio de 1947 se hallaba abocado a la localización de un avión de transporte C-46 del cuerpo de Infantería de Marina que se había estrellado un mes y medio antes con el saldo de 32 marinos perecidos en el accidente. Así lo contaba Arnold: “Volaba en un día hermoso y no había una sola nube en el cielo. Me aproximé al Monte Rainer volando a una altura de 11.000 pies (3.500 metros) y al efectuar un giro de 180º un tremendo destello apareció en el cielo. Iluminó toda la avioneta, inclusive la cabina. Aquel brillante destello provenía de un grupo de objetos que estaban a lo lejos, hacia el norte del Monte Rainer. Aquellos objetos eran de un tamaño considerable, conté hasta nueve. Los aparatos se balanceaban, parecían volar tan fácilmente de lado como en posición plana… Calculé que su diámetro era de unos 30 metros y me sorprendió mucho que no tuviesen cola. Cuando despedían aquel destello parecían ser completamente redondos y de plano o de lado se veían muy delgados… Y por entonces ya estaba seguro de que aquella extraña formación de aparatos volaba a más de mil millas por hora (más de 1.600 km. por hora)”.

Dibujo de que vió Arnold
Dibujo de lo que vió Arnold en el cielo

Concluido el vuelo Arnold dio notificación del hecho a las autoridades, y al día siguiente la prensa mundial se encargó de difundir la noticia con lujo de detalles. De la noche a la mañana Arnold era casi una celebridad y daba constantes entrevistas. Y fue precisamente de uno de estos reportajes de donde surgió el término “plato o platillo volador” tan difundido en el mundo. El periodista Bill Bequette, de la United Press fue el encargado de difundirlo en los medio de Estados Unidos ante la siguiente respuesta de Arnold a una de sus preguntas: “Volaban de una manera caprichosa, como cuando usted lanza un platillo sobre el agua, que va rebotando sobre ella”. A pesar del término platillo vale aclarar que Arnold siempre dijo que los aparatos que vió ese día tenían forma de bumerang.

Pero a pesar de ser este el origen del término “platillo” a nivel mundial, no fue la primera vez que se utilizó. El 24 de enero de 1878 en Texas un campesino declaraba al periódico Denison Daily News sobre la evolución de un objeto sobre el cielo de sus campos y al cual podía describirlo diciendo que era algo comparable a un gran platillo que flotase en el aire. La noticia solo ocupo un pequeño espacio en el diario local y quedo en el olvido.

Pero el avistaje de Arnold no fue el único ocurrido durante el mes de junio. El 21 de junio de 1947, los habitantes de Spokane, Washington, reportaron haber visto 8 objetos con forma de disco, del tamaño de una casa, volando a unos 900 km/h. Lo extraño es que repentinamente estos objetos se detuvieron y descendieron lentamente, aterrizando sobre la orilla de un río ante la presencia de 10 personas. El 23 de Junio, en Cedar Rapids, Iowa, un ingeniero ferroviario vio 10 objetos voladores movedizos y brillantes con forma de disco. El mismo día, el piloto Richard Rankin vio una formación de 10 objetos, en Bakersfield, California. Los objetos volaban hacia el norte y también tenían forma de disco.

Pero tal vez el caso más impresionante fue el que ocurrió en las aguas de la isla de Maury, en Tacoma, estado de Washington. El 21 de junio de 1947 el guarda costero Harold Dahl patrullaba la zona en su lancha acompañado de dos marineros, su hijo y un perro. Durante la travesía Harold levanta la vista y observa seis enormes objetos con forma de rosquilla. Uno de los aparatos ocupaba la posición central, rodeado por los otros cinco, dando la impresión de estar en problemas. Los objetos descendían y el del centro daba la impresión de no poder mantenerse en el aire, llegando todos a estar a 60 metros del agua. Dahl comprobó que eran de gran tamaño, unos 30 metros por lo menos. Uno de los cinco objetos que rodeaban al del centro se aproxima a éste, llegando a tocarlo. En ese instante se oyó un estampido y del centro de la nave en dificultades brotó una sustancia semejante a miles de periódicos que cayesen sobre la playa y la embarcación. Lo que parecían periódicos resultaron ser un metal blanco ligerísimo, pero con él se produjo una lluvia de fragmentos pétreos que Dahl describió como rocas volcánicas. Causaron daños en partes de la lancha, uno de ellos mató al perro e hirió gravemente en el brazo al niño. De repente la lluvia cesó y los asustados testigos vieron como los objetos adoptaron la forma original, rodeando a uno central, se elevaron en el cielo y desaparecieron sobre el mar. Dahl reportó a sus superiores lo acontecido y se lo tomó por visionario, pero en su poder tenía partes del metal y rocas caídos, además de fotografía tomadas con la cámara de la lancha.

Enterado del suceso, y a posterior de su propia experiencia, Kenneth Arnold se trasladó a Maury para entrevistarse con Dahl y estudiar el caso personalmente. Pero al mismo tiempo arribaron el teniente Brown y el capitán Davidson, de la Información Militar. Tras entrevistarse con Dahl y con Arnold requisaron los fragmentos de metal y rocas, al igual que las fotografías y negativos. Partieron raudamente en un bombardero B-25 con destino a Washington pero su viaje durarían tan solo 20 minutos, ya que tras el incendio de su motor izquierdo el avión se estrelló y ambos murieron. Por supuesto entre los restos del avión no se encontraron los elementos de prueba de este excepcional caso. Muy poco tiempo después Dahl pareció haber sido “silenciado” ya que desapareció de Tacoma y nunca más se supo de él. Más recientemente los hijos de Dahl han afirmado que el suceso jamás ocurrió pero no han logrado convencer a la comunidad ufológica.

Desde Horionis queremos saludar a todos los ufólogos que hipotecan su vida en busca de la verdad de esta apasionante realidad que, solo por ahora, se nos es esquiva.

Otro Astronauta revela su creencia en extraterrestres

Si existiera un grupo de personas que podrías pensar que tienen una muy buena idea de la existencia, o no, de seres extraterrestres, serían los astronautas. Probablemente podrías pensar que la mayoría de ellos cree en extraterrestres y probablemente tendrías razón, aún cuando no lo admitan en público. La lista de los creyentes que salieron del closet de la NASA acaba de sumar uno más después que el ex-astronauta Leroy Chiao habló esta semana frente a estudiantes de la Universidad de Wollongong en New South Wales, Australia, y tenía para decir esto:

Pienso que hay todo tipo de vida allá afuera, incluída vida inteligente, pero la razón por la cual no nos hemos encontrado es debido las vastas distancias.

chiao

El Dr. Chiao tiene un doctorado en ingeniería química y se convirtió en astronauta en Julio de 1991. Pasó un total de 230 días en el espacio en cuatro misiones distintas, incluída la última en 2004/5 como comandante de la Expedición 10 en la Estación Espacial Internacional. Mientras cree que hay vida en otros planetas además de la Tierra, mostró que tenía puesto el corazón en esta misión convirtiéndose en la primera persona que vota en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos estando en el espacio. ¿A qué partido piensan que pertenece un astronauta que cree en extraterrestres?

No creo que alguien pueda volar al espacio sin alguna clase de introspección fundamental sobre lo que es la vida. Yo quedé sorprendido cuanto más hermoso es el espacio de lo que las fotos muestran. Se ve muy tranquilo y agradable, y sé que abajo hay guerra, hambruna y conflicto. Esa dicotomía es muy dificil de reconciliar. Te hace detenerte y pensar, y me dió la perspectiva de cuan importante es la vida.

Ese comentario no fue de mucha ayuda. Pero este otro es un poco más revelador:

Creo que en algún momento, la vida en la Tierra llegará a su fin, ya sea por causas naturales, o por nuestros propios actos.

Aquellos que siguen a la ovnilogía saben que el ex-astronauta Edgar Mitchell, la sexta persona en caminar la luna, creía no solamente en Ovnis y extraterrestres sino también en el encubrimiento gubernamental  respecto de ellos. Gordon Cooper, astronauta de las misiones Mercury, afirmó haber visto Ovnis sobre Alemania en 1951 y platillos voladores en una base aérea secreta. Deke Slayton, astronauta y director de operaciones de tripulación de vuelo, dijo que también vió un “platillo” en 1951. Alan Bean, otro de los 12 que caminaron la luna, cree que los extraterrestres existen pero todavía no hemos sido contactados debido a las grandes distancias requeridas para el viaje.

Deke Slayton
Deke Slayton

¿Con todos estos creyentes de alto nivel en la vida alienígena en alguna parte del universo, dentro del campo de la astronáutica, puede tener este exclusivo grupo algún no creyente? Chris Hadfield, el primer canadiense en caminar por el espacio y comandante de la ISS al igual que Chiao, contestó esa pregunta en una entrevista:

No conozco ningún astronauta que piense que estamos solos en el universo

Bueno, eso resuelve la cuestión. Ahora. ¿A quién creen que votó el Dr. Chiao en las elecciones presidenciales de 2004?

Link al artículo original: http://mysteriousuniverse.org/2017/06/another-astronaut-reveals-belief-in-space-aliens/

Charla de Fabio Zerpa en Quebrada de Luna – Córdoba – Argentina

Fabio Zerpa es un pionero y un referente ineludible de la ovnilogía argentina. Nacido en Uruguay en el 4 de diciembre de 1928 emigra a la Argentina en el año 1951. A base de esfuerzo comienza su carrera actoral que lo llevará a filmar a la Base Aérea de Morón (Buenos Aires) el 17 de noviembre de 1959. Ese día Zerpa acepta la invitación de un piloto de la Fuerza Aérea y se sube a un avión. En pleno vuelo, y ante un grito del piloto puede observar a la izquierda del avión lo que definió como: “un cilindro alargado, de 150 metros de largo, metálico, plateado, totalmente cerrado, sin ventanas, sin alas, sin hélices, sin los gases de la inci­piente cohetería espacial; de repente se detuvo y giró hacia el norte”. A partir de ese momento el investigador ovni caminaría a la par del actor.

zerpa

En su larga trayectoria como investigador perteneció a distintas comisiones de investigación militares en varios países. Ese 1968 formó ONIFE Organizacion Nacional de Investigacion de Fenomenos Espaciales, en el seno de la Facultad de Medicina de Buenos Aires, Argentina. Fue editor y director de la revista “Cuarta Dimensión” durante 18 años. En la década del 90 publicó “Fabio Zerpa Presenta” y “El Punto Azul”. También fue autor y conductor del programa televisivo “Mas allá de la Cuarta Dimensión” exhibido en televisoras de la Argentina, Uruguay, Chile, Perú, Colombia, Venezuela, Alemania y España. Lleva publicado 23 libros y con otro más a punto de ser publicado. También ingresó al campo de la parapsicología y de la terapia de vidas pasadas. Hoy dirige la Fundación Disciplinas de Apertura donde se dictan cursos de Parapsicología, Ovnilogía y Metafísica entre otras actividades.

Los pasados días 14, 15 y 16 de abril de 2017 se llevó a cabo el Encuentro Mundial en Quebrada de Luna, Córdoba, Argentina. El Campo del Peregrino, ubicado en plena Quebrada de Luna, fue el lugar donde el investigador y contactado peruano Ricardo González convocó a personas de distintos países para compartir información de contacto, y para realizar meditaciones por la paz en momentos muy complicados a nivel planetario. Fabio Zerpa quiso dar el presente en tan importante evento y ofreció un charla a los concurrentes donde demostró que, a pesar de sus 88 años y de un tema salud ya superado, se mantiene con una vigencia y una lucidez que asombran.

Acá les compartimos el video:

Inteligencia Extraterrestre y la Tradición Esotérica

hakan

Por Håkan Blomqvist

El erudito y crítico investigador de OVNIs y fenómenos paranormales se dará cuenta, tarde o temprano, que la ciencia tradicional, materialista y reduccionista no puede responder ante la intrigante variedad de fenómenos reportados y documentados en todo el mundo. Descubrir este hecho plantea un desafío para todos lo investigadores serios y honestos. Entonces el real problema existencial comienza. Pocos investigadores están dispuestos a entrar públicamente en el arduo camino del hereje o iconoclasta, especialmente si su credibilidad académica puede ser cuestionada por colegas y amigos. Entrar en la Ciencia Prohibida es quizás hoy más seguro en la compañía aislada de investigadores de ideas afines, trabajando juntos y compartiendo datos como un Universidad Invisible.

Vallee Forbidden Science Three bl

Esto es aún más importante cuando los investigadores comienzan el complicado y controversial viaje de tratar de descubrir una hipótesis de trabajo o paradigma alternativos donde estos fenónemos pueden ser explicados y entendidos. Como yo, varios investigadores y eruditos han encontrado la Tradición Esotérica o Sabiduría Antigua, que intelectualmente plantea una muy interesante y desafiante cosmovisión alternativa. Varios de mis guías y mentores en la Ciencia Prohibida me indicaron, después de varios años de investigación y estudio, que esta es la dirección en la cual eventualmente se puedan encontrar las respuestas. Aquí hay tres citas referentes a esta cuestión: “…. la historia de la ufología debe ser ubicada dentro de un contexto esotérico. A través de la historia ha habido una tradición sobre un conocimiento superior, y la afirmación de que era accesible para nosotros, solo si aceptabamos ser probados, y trabajar ciertos problemas espirituales…. Ese es el sentido de las escuelas herméticas. El tema OVNI, la cuestión de la parapsicología, son fundamentales para este asunto. Buscar la solución no es solo un proyecto científico, es una búsqueda, una iniciación, un enigma con la Esfinge…” (Jacques Valle, Forbidden Science III, p.211).

Keel Operation Trojan Horse bl

“Previo a todo esto era un típico escéptico duro. Despreciaba el tema de lo oculto. Una vez publiqué un libro, Jadoo, en el cual denigraba las leyendas místicas del Oriente. Intenté adoptar un acercamiento muy científico a la ufología, y esto significó que me burlé de varios reportes sobre contactados. Pero a medida que mis experiencias aumentaban y mis investigaciones se ampliaban, rápidamente cambié mi visión… Tuve trato con cientos de sinceros y honestos testigos vía mail, por teléfono o en persona. Mi escepticismo fue desapareciendo, y mi interés pasó de la ciencia hacia la filosofía en la búsqueda de la elusiva verdad”. (John Keel, Operation Trojan Horse, 1970, pp. 274, 306).

“Mi interés en la metafísica, en esta vida, data del año 1934 cuando descubrí la inconsiderable librería de la Sociedad Teosófica en Minneapolis, y traté de leerla en tiempo record… Desde ese momento mis lecturas fueron concernientes desde los problemas con los datos relativos a los Platos Voladores y el fenómeno, hasta las enseñanzas de los Escuelas de Misterios. Creo que estarán deacuerdo que no es una tarea fácil. Si tengo una meta en mi vida es una búsqueda intransigente de la verdad, cualquiera que pueda ser, y adonde sea que me lleve”. (Riley Crabb, About the Author. Round Robin, vol. 15, no 4, Julio-Agosto de 1959).

La Tradición Esotérica como fue formulada por Helena Blavatsky, Charles Leadbeater, Alice Bailey y Henry T. Laurency es una racional y consistente cosmovisión, con un profundo humanismo en su centro. Una ciencia del multiverso que también presenta una taxonomía detallada de entidades multiversas y fenómenos paranormales de interés como hipótesis de trabajo alternativa para el investigador de campo. Deacuerdo a la Tradición Esotérica no estamos solos en el universo. Hay vida en todos los planetas de nuestro propio sistema solar y más allá en planetas de otros sistemas estelares. Pero, y esto es altamente significante, la Tradición Esotérica tiene la misma opinión que los astrónomos y astrofísicos de hoy, que la vida orgánica superior es imposible en los demás planetas de nuestro sistema solar.

He compilado algunas declaraciones respecto de la Inteligencia Extraterrestre (ETI), relativo al tema de cuerpos orgánicos vs. cuerpos etéricos, del esoterista sueco Henry T. Laurency comparandolas con interesantes datos empíricos de contactados OVNI. Las siguientes referencias corresponden a las versiones on line de los libros de Henry T. Laurency.

Sólo en nuestro planeta los individuos del cuarto reino natural se desarrollan a través de los organismos y la reencarnación. En otros planetas el desarrollo se realiza a través de capas o cuerpos agregados, los cuales subsisten hasta que el individuo ha adquirido una conciencia molecular superior y las capas o cuerpos correspondientes a esa conciencia “. (The Way of Man Introductions, 1.39.1)

“Nuestro planeta Tierra es el único planeta en el sistema solar donde la vida organica es posible. En otros planetas, el cuerpo o capa más baja del hombre (49:5-7) es un cuerpo o capa agregada y no es orgánico”. (Knowledge of Life Two Conscious Development, 7.2.9)

“Con respecto a los “platillos”, no tengo conocimiento y nunca he estado interesado en ningún tipo de “fenómeno”. Actualmente nada es imposible en este asunto. Los habitantes de Venus tienen, excepto a una capa etérica, una denso cuerpo agregado que se lo puede confundir con un organismo. Ellos están muy adelante nuestro en el desarrollo de conciencia y han resuelto sus “problemas físicos”. Saben todo respecto de nosotros, así que sus visitas podrían ser una manera de darle algo a la humanidad en lo que reflexionar”. (Carta de Henry T. Laurency a Curt Ostergren, 12 de octubre de 1965)

FS have landed bl

Laurency también menciona que las capas agregadas, o cuerpos, son átomos y moléculas unidos electromagnéticamente. Ellos pueden materializarse y desmaterializarse instantáneamente. Solo los cuerpos orgánicos tienen diferentes sexos pero un temporal cuerpo físico agregado puede ser hecho de cualquier género. Varios de los primeros contactados reportaron interesantes diferencias físicas cuando describieron a los visitantes. Al respecto del venusino “Orthon” George Adamski escribió: “la textura de su mano, al tocar la mía, era como la de un bebé, muy delicada pero firme y cálida. Sus manos eran finas, con dedos afilados como las hermosas manos de una mujer artista. De hecho, con distinta indumentaria, podría haber pasado como una inusual y hermosa mujer. Pero era definitivamente un hombre… Con respecto a su piel podría decir que era un bronceado uniforme de mediano color. También me pareció que alguna vez necesitara afeitarse, no había en su rostro más barba que en el de un niño”. (Desmond Leslie, George Adamski, Flying Saucers Have Landed, Werner Laurie edition, Londres 1959, p. 195)

Mystic Magazine Aug 1954 bl2

Esta descripción indica la posibilidad de la formación de un cuerpo temporal no orgánico. Encontramos el mismo tipo de observación hecha por el periodista americano, que escribía sus experiencias en la Mystic Magazine, Paul M. West quién se encontró con el venusino “Bill” en California, en junio de 1953. Se le apareció de la nada a un confundido Paul: “Estaba asombrado!! Un instante antes la calle estaba absolutamente desierta. Desconcertado, lo veo acercarse al auto, sonriendo. Se presentó diciendo: “Soy Bill, fui quién te llamó por telefóno la pasada noche desde Los Angeles”. Nos estrechamos la mano y recuerdo estar consciente de la peculiar sensación de su mano, como si no tuviera ninguna estructura ósea por debajo de la piel. Un observador casual no se sorprendería por su apariencia. En una multitud luciría como una persona normal. Pero cuando lo observé más de cerca mientras hablábamos, pude notar ciertas extrañas características en su apariencia física. Su piel era excepcionalmente blanca, de hecho era tan blanca que parecía tener un extraño matiz azulado. Sus huesos de la mejilla eran inusualmente altos y sus ojos y cejas tenían una apariencia oriental. Pero, aún así, no parecía un verdadero oriental. Sus orejas eran putiagudas y parecían ser más delicadas y complejas que cualquiera que haya visto. Recordé la extraña sensación de su mano. Mirando sus manos, noté que sus dedos eran largos y cónicos y tan suaves que parecían no tener articulaciones o estructura ósea. Habló lento y claro sin rastros de un acento, pero me pareció que escogía sus palabras con mucho cuidado. También noté que su voz tenía una peculiar resonancia”.

Menger The Higbridge incident bl

Un contactado americano, que alega trabajar con el mismo grupo de visitantes que contactaron a George Adamski, Howard Menger, con quién he estado en contacto por varios años, me contó su primera experiencia de ver a los visitantes disolver y volver a formar sus cuerpos: “Antes de tener mis primeras “visitas” era un escéptico total. Y en un punto les dije, “denme una prueba en persona”, nunca tuve que volver a pedir eso otra vez. Mi amigo, cuando te dan la prueba, vas a sentir que el mundo, de la forma que lo conocías, terminó… Recuerdo que la primera vez había cinco personas del espacio en la casa de XX (se omite dar el nombre de la persona) hablando con ella mientras yo miraba en silencio, y de repente uno de los hombres se da vuelta, mirandome directamente, sonrió gentilmente, y muy despacio giró hacia la pared de la cocina y la atravesó!!!!! Me quedé mirando hasta que volvió… Dejeme decirle, estas clases de incidentes tienen un profundo y problemático efecto en nuestras mentes porque no podemos comprenderlos”. (Conversación por mail, Febrero 25-26, 2012).

George Van Tassel bl

El contactado americano George Van Tassel menciona varios incidentes donde observó a los visitantes aparecer y desaparecer de repente. Interesantemente también afirma que ellos tenían un pequeño dispositivo técnico colgado en el cuello o debajo de su traje, que los podía hacer desaparecer instantáneamente de la vista aunque todavía se los podía tocar fisicamente. Con respecto a la diferencia entre la materialización de los visitantes y los mediums hace este muy interesante comentario: “La mayoría de la gente del espacio vive en frecuencias de vida más allá de los límites humanos. Usando métodos desarrollados por ellos, pueden traer sus vibraciones corporales dentro de nuestros límites visuales tan facilmente como nosotros podríamos condensar la humedad invisible del aire en agua, y después convertirla en hielo… Varios mediums espiritistas pueden materializar personas desde más allá de la puerta de la muerte, pero no hay que confundirse con estas figuras ectoplasmáticas, o de las palabras expresada a través de ellos. Toda figura humana generada a través del ectoplasma de una persona, proviene de la transición o cambio de niveles terrestres, o es creada por la mente del medium”. (George Van Tassel, Materilization and de-materialization, Preceedings, vol. 3, no 9, junio 1955, pp. 9-10).

Probert, Mark 2 bl
Mark Probert

¿De qué elementos químicos deberían consistir los cuerpos de los visitantes cuando se materializan? Esta pregunta fue realizada por el grupo que escuchaba al remarcable medium Mark Probert en San Diego, en Mayo de 1957. La pregunta fue realizada por “Ramón Natalli”, one de los que daban soporte a Mark Probert: “La naturaleza de la sangre de estos seres del espacio es: Carbono, Silicio e Hidrógeno. Esta es real especialmente cuando ellos toman forma y pueden ser vistos por nuestros ojos. En sus cuerpos el componente principal es agua – más del 90% y ésta no está comprimida. Pero el silicio y el carbono hacen a la dureza y a la fuerza, como en el caso de los diamantes, que les permite no deteriorarse excepto bajo un gran calor. Todo esto hace a estos Seres muy durables. Es como si, al tener esta forma, tales cuerpos pudieran sufrir una lesión tal que produjera aparentemente la muerte; pero la entidad en cuestión simplemente retraería y reconstruiría su vehículo cuando y donde lo desee. (Comentarios de Raymond Natalli. On the Space People and the UFO. Round Robin, vol. 13, no 1, Mayo-Junio 1957, p. 13)

Compare estas citas con lo que Henry T. Laurency escribió en The Way of Man respecto a la diferencia entre los cuerpos orgánicos y agregados: “Es parte de esta visión saber que la vida orgánica no es un fenómeno normal, no entra en el plan general del desarrollo de la conciencia de las mónadas. En otros planetas, donde todos tienen solo cuerpos agregados, las llamadas catástrofes naturales no tienen consecuencias y no existen los llamados accidentes”. (The Way of Man, The Second Self, 9.100.1)

Investigadores de campo del tema OVNI y del fenómeno paranormal encontrarán intrigantes paralelismos correlacionando datos de investigadores con adhesión a la Tradición Esotérica. Naturalmente los resultados deben ser considerados como modelos de explicación alternativa o hipótesis de trabajo. Esta actitud es necesaria para mantener el balance psicológico y la integridad intelectual. Como escribió John Keel, “la creencia es el enemigo” o en las palabras de advertencia de Henry T. Laurence: “Incluso si por un estudio profundo se está convencido de que el sistema hilozoico (doctrina metafísica que considera a la materia no solo como un activo, sino como viviente) está de acuerdo con la realidad, esto debe tomarte como una hipótesis de trabajo…. Esta actitud de principios es necesaria para evitar todas las manifestaciones de dogmatismo, fanatismo e intolerancia”. (Henry T. Laurency, Knowledge of Life Four, 1995, online ed. p. 29-30).

Link al artículo original: http://ufoarchives.blogspot.com.ar/2016/08/eti-and-esoteric-tradition.html

Dr. Fernando Jiménez del Oso: a 12 años de su partida

del oso 2

Un día como hoy, 27 de marzo, pero del año 2005 se producía la desaparición física de uno de los más importantes investigadores que acercó el mundo del misterio, de lo inexplicado y de los enigmas al común de la gente. El doctor Fernando Jiménez del Oso nació en Madrid el 21 de julio de 1941, estudió medicina y se especializó en psiquiatría. Luego se interesó por los fenómenos paranormales, realizando investigaciones en el campo del esoterismo, el espiritismo, las ciencias ocultas y por supuesto el tema de los OVNIS, sobre lo cual publicó varios libros. Se valió de la televisión para ser un divulgador por excelencia de toda esta temática, y así lo demuestran sus más de 700 programas, entre los que podemos destacar: Más allá, La puerta del misterio, Punto de encuentro, La España mágica, El imperio del sol, El otro México y Viaje a lo desconocido. En el año 1974 Narciso Ibáñez Serrador lo convence para participar en el programa de TVE Todo es posible en domingo con una sección de cinco minutos dedicada a “cosas extrañas”. Debido al éxito de audiencia, en 1976, comenzaría su serie Más Allá que estuvo al aire hasta 1982.

Vuelve a la TV en 1983 con la serie La puerta del misterio donde predominaba el tema OVNI, con interesantes entrevistas a testigos, entre ellos pilotos y militares, en las cuales relataban sus encuentros con dichos objetos. Después, entre 1985 y 1987, participaría también en el programa de Pedro Macía Punto de encuentro. En 1989 escribió, dirigió y presentó dos series documentales de televisión sobre las culturas mexicana y peruana, tituladas “El Imperio del Sol” y “El otro México”.

Dirige colecciones de libros y enciclopedias que tuvieron gran difusión: Universo Oculto (1976), Biblioteca Básica de los Temas Ocultos (1980), Gran Enciclopedia Gráfica de los Temas Ocultos (1982), Biblioteca Básica de Espacio y Tiempo (1991), Nueva Biblioteca de los Temas Ocultos (1995), etc.

Fue autor de libros como El fin del mundo y El síndrome Ovni. Estuvo en la dirección de la revista Más Allá de la Ciencia, a partir de 1991 tomaría las riendas de Espacio y Tiempo, que cuatro años después diera paso a la revista Enigmas.

Como les sucede a casi todos los investigadores o divulgadores de la temática paranormal, Jiménez del Oso fue ampliamente criticado por los escépticos que no le reconocieron ningún valor científico a su obra. Pero de la misma manera que se lo criticó también se le brindó el reconocimiento que su extenso y serio trabajo merecía, y en el transcurso de estos años desde su desaparición, solamente física, se le rindieron varios homenajes.

Desde Horionis queremos rendir nuestro pequeño homenaje a un pionero tanto del tema Ovni como del ámbito paranormal que en una entrevista decía: “Comprendo el rechazo de cualquiera ante la palabra magia porque a mí me pasó lo mismo hasta que investigué y dejé de opinar con ideas prestadas”.

 

El Incidente del Bosque Rendlesham

Por Nick Pope

nick-pope-2

Pope trabajó durante 21 años en el Ministerio de Defensa Británico. Durante los años 1991 al 1994 fue parte de una división que investigaba el fenómeno Ovni al estilo de lo que en América fue el proyecto Blue Book. A partir del año 2006 deja el Ministerio de Defensa y se convierte en uno de los referentes más importantes del tema Ovni. 

 

El incidente del Bosque Rendlesham es el caso Ovni más intrigante y mejor documentado en el mundo y secundado solo por el caso Roswell en términos de reconocimiento. Nick Pope condujo una revisión del caso para el Gobierno Británico. Y presentó el siguiente informe en el año 2013 frente a ex-congresistas de los Estados Unidos, el mismo es utilizado por periodistas y ejecutivos de cine y TV que buscan una introducción concisa y con un punto de vista neutral sobre lo que sucedió.

El incidente Ovni más conocido y convincente del Reino Unido fueron una serie de avistamientos ocurridos en Diciembre de 1980 que son conocidos por el nombre de Incidente del Bosque Rendlesham o Incidente Bentwaters. Los avistamientos tuvieron lugar cerca de las bases militares de Bentwaters y de Woodbridge. Estas eran bases en el Reino Unido operadas por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF), como parte de una amplia presencia Americana en Europa. Hubo varias docenas de testigos militares, varios de alto rango incluyendo al Comandante en Jefe de la Base, el Teniente Coronel Charles Halt.

En las primeras horas del 26 de Diciembre de 1980, dos miembros de la USAF (John Burroughs y Jim Penniston), que fueron a investigar la posible caída a tierra de un avión civil, se encontraron con una nave desconocida que aparentemente había descendido en un claro dentro del bosque Rendlesham, que está ubicado en medio de las dos bases militares. Penniston se acercó lo suficiente como para poder ver extraños jeroglíficos sobre su superficie, y también tocarlos. Después de un tiempo, la nave se elevó lentamente por encima de los árboles para desaparecer tras una aceleración a alta velocidad. Un análisis posterior del sitio de descenso mostró hendiduras sobre el terreno que formaban la figura de un triángulo, marcas de quemaduras a los costados de los árboles, y niveles de radiación que científicos del staff del Ministerio de Defensa Británico calificaron como “significantemente más altos para el promedio de ese terreno”. El Ovni fue captado brevemente por el radar militar. Dos noches después el Ovni volvió y disparó haces de luz al Comandante de la Base y a un pequeño grupo de soldados que habían ido a investigar. Más tarde el Ovni volvió a dispara haces de luz pero esta vez sobre zonas sensitivas de la Base Woodbridge.

ufo-sketch
Dibujo del Ovni realizado por el oficial Penniston

A pesar de que estos hechos sucedieran mucho tiempo antes de que me uniera al Ministerio de Defensa (MoD) fue un caso con el cual me crucé varias veces durante mi trabajo en el proyecto Ovni entre 1991 y 1994. Fue por cierto el caso por el cual recibí más requerimientos, de Miembros del Parlamento, de los medios y del público. Para estar más preparado para contestar tantas preguntas, no solamente leí los informes del caso sino que inicié una revisión en retrospectiva de todo el incidente, algo que la policía diría revisar un caso sin resolver. Debido a esto me encontré con los testigos claves del incidente y pude tener unas largas charlas con ellos.

Dibujo de los jeroglificos realizado porle oficial Penniston
Dibujo de los jeroglificos realizado por el oficial Penniston

Las investigaciones del Reino Unido no dieron los resultados esperados, y desconozco el resultado de las investigaciones americanas porque cuando el MoD liberó el expediente bajo el Acta de Libertad de Información se verificó que las autoridades americanas extrajeron evidencia sin informar al gobierno Británico. Al poco tiempo de sucedido el incidente, el General Gabriel visitó las bases de Bentwaters y Woodbridge, le informaron del incidente, y se llevó varios ítems relativos a la investigación para su base en Ramstein, Alemania. En ese momento el General Gabriel era el Comandante en Jefe de la Fuerza Aerea Norteamericana en Europa. El documento en cuestión, aunque cuidadosamente redactado, muestra sin ninguna duda el descontento de las autoridades británicas por la manera en que se quitaron evidencias sin conocimiento del MoD en ese momento y también, hasta donde tengo conocimiento, por no haber sido informado de las conclusiones de la investigación de la Fuerza Aérea norteamericana.

Mi revisión del caso mostró que la quita de evidencias por parte del General Gabriel fue uno de los factores que afectó adversamente a la investigación. Una combinación de confusión respecto de la jurisdicción (entre las autoridades Americas y Británicas), demoras, y una pobre actitud de compartir información afectaron fatalmente la investigación original. Parte del problema fué que la investigación Americana era una directa contradicción con la proclama del Gobierno Americano con respecto al tema Ovni, en la cual decía que el tema no era de interés oficial y que no se volvieron a realizar investigaciones después de dado por terminado el programa Proyecto Libro Azul (Blue Book), a fines de 1969. Esto claramente puso en una posición muy difícil a los oficiales de la USAF y me quedó en claro que las Autoridades Americanas querían sacarle la investigación a los Británicos, mientras el MoD igualmente quería que los Americanos dirijan la misma.

encounter-in-rendlesham-forest-2La confusión sobre lo que pasó en ese momento se vió agravada por el hecho de que fueron destruídos varios expedientes Ovni del MoD, sin una debida autorización, de hechos ocurridos en el mismo período de tiempo que el incidente Rendlesham. Si bien soy conciente de que esta acción generó algunas teorías conspirativas, no es de mi conocimiento alguna evidencia que sugiera que fue un deliberado intento de ocultar información. Mientras algunos mails internos del Mod expresaban cierta satisfacción por la pérdida de estos expedientes, mi evaluación es que fueron observaciones desafortunadas por parte de personal relativamente nuevo y que fueron motivadas por nada más siniestro que el alivio de no tener que responder a futuro pedidos de documentos bajo el Acta de Libertad de Información. El propio MoD ha reconocido que no hay una explicación definitiva del incidente del Bosque Rendlesham y el caso permanece sin resolver al día de hoy. Sin embargo, cuando presioné para que se haga algún tipo de declaración sobre el incidente, el MoD ha dicho consistentemente que los eventos no tienen “significancia para la defensa”, una frase pegadiza que consistentemente usabamos con todos los avistamientos Ovni, explicados o no, cuando tratabamos con el Parlamento, los medios o el público.

En este punto vale la pena citar las declaraciones de Lord Hill-Norton (quién fue un Almirante de cinco estrellas ex-Jefe del Personal de Defensa (CDS) y ex-Presidente del Comité Militar de la NATO), sobre la declaración del MoD de “no significancia para la defensa” sobre el incidente del Bosque Rendlesham, Lord Hill-Norton dijo esto:

“Mi posición expresada, tanto en forma privada o pública, en estos últimos doce años o más, es que hay solo dos posibilidades: a) la intrusión de una nave no identificada y posterior descenso en Rendlesham, como se describió, o, b) el Comandante en Jefe de una base de la USAF en Inglaterra, con armamento nuclear, y un largo número de hombres de la fuerza, tuvieron alucinaciones o mintieron. En cualquiera de ambos casos, simplemente debe ser “de interés del Ministerio de Defensa”, lo que ha sido repetidamente negado, precisamente en esos términos.”

Es muy difícil no estar deacuerdo con las declaraciones de Lord Hill-Norton.

En el curso de mi revisión del expediente del incidente del Bosque Rendlesham examiné, de manera crítica, las teorías que quisieron explicar los avistamientos en términos convencionales, ya sea por una mala identificación, o un truco o engaño. La explicación más convencional, por supuesto, era que el incidente involucró un prototipo secreto de nave o drone. De cualquier manera, ninguna de estas teorías se ajustan a los hechos.

La mayoría de la gente, que se interesa en el misterio Ovni, probablemente ha escuchado sobre el accidente Ovni en Roswell. En el incidente del Bosque Rendlesham, tenemos un incidente Ovni más reciente, mejor documentado y con mejores evidencias que los eventos de Roswell.